Fiebre de sábado noche

Eso es exactamente lo que debo tener yo. Delirando, he descendido en busca de un colocón de Coca-Cola (yo sí tolero la Zero, la light, la Max y lo que sea) y de “conexión”.

Desde hace un par de días, los que llevo en cama en realidad, estoy siguiendo el régimen diabético (leáse el que debería seguir desde hace ocho años). No disfruto de los  beneficios inmediatos -sentirme con ánimos y enérgía, p. ej.- puesto que mi salud es irremediablemente mala en estos momentos, pero me sorprende que si hago lo que pone en las instrucciones que me dio la educadora en diabetes las glucemias  me salen normales.

Castigada sin postre, por catastrofista y doña dramas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s