Recorte

del boletín “La Palabra del Día” (hoy era hombre):

En los últimos años, surgió homofobia, palabra proveniente del inglés homophobia, registrada en el Diccionario de la Real Academia como ‘aversión obsesiva a las personas homosexuales’. No está demás puntualizar que este término no está vinculado al latín homo (hombre), sino al prefijo griego homós- (igual), y entendemos que está mal formado, puesto que, en rigor, debería significar ‘aversión a lo igual’.

3 comments

  1. Bah, a mí este tipo de observaciones siempre me han parecido un poco absurdas. Las palabras tienen una raíz etimológica, pero el significado se lo otorga el uso. Decir que el significado de una palabra está “mal formado”, como dicen estos señores, es una afirmación completamente indefendible en la mayoría de los casos.

    Sería lo mismo que decir que, en rigor, la palabra “gay” no se puede utilizar para definir a personas de una determinada orientación sexual, porque el significado original de ese término es “alegre”.

    Además, la etimología estudia la historia de las palabras. Y toda historia evoluciona. La historia no es estática. Tampoco es una fotografía. En todo caso sería una serie de fotografías. Según este recorte, en rigor no te podríamos llamar “mujer”, porque originalmente fuiste un “bebé” y por lo tanto te deberíamos seguir llamando así. Absurdo. Ridiculous. Onzin.

    Y aún voy más lejos. ¿Por qué llamamos cómoda a la cómoda y cama a la cama, si es más cómoda la cama que la cómoda?
    🙂

  2. Por eso yo duermo en el sofá 🙂

    Estoy más o menos de acuerdo con el razonamiento general de Gonzalo, pero en este caso me parece que se podían haber inventado una palabra más precisa y más bonita, ya que se ponían a sacársela de la manga.

    De todas formas creo que es una palabra innecesaria, que se usa sólo para castigar a gente que no suele ser realmente obsesiva, sino más bien reprimida, o rancia, o poco respetuosa… Creo que además no consigue ese castigo, más bien hace que un prejuicio de gente estrecha suene a enfermedad, a algo muy inevitable y muy importante. Si queremos defender a los homosexuales entre otras cosas yo creo que hay que darles poco protagonismo a los rancios que siguen sin asumir que no todo el mundo es como ellos. Esa gente ha existido toda la vida y ponerles nombres modernos no aporta gran cosa.

    Jo, vaya parrafada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s