Trabajar / no trabajar

Cinco minutos para quejarme y a correr. En media hora tengo clase. No es que sea muy sacrificado, pero unos días en la playa no serían de desdeñar para alguien que – salvo ese viaje relámpago a Londres (de trabajo, eso sí)- se ha tragado todo el verano madrileño. El lunes vuelta al 9-6, aunque en agosto sea 9-3… Echaré de menos el silencio del despertador, salir los martes, ir andando a todas partes, comer cuando quiero y no cuando toca. Vuelven la procrastinación, las reuniones de departamento, la presencia en el MSN, las conversaciones junto al vending.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s