Hablar por hablar

Es curioso que, siendo hija y nieta de profesores, me propusiese nunca serlo yo. Es curioso porque una de estas tardes, volviendo de dar clases de inglés (doy clases de inglés para pagarme las de guitarra), me di cuenta de que me estoy volviendo un poco profe. No es que me vaya a sacar la gramática y empezar a poner deberes, pero me gusta el trato con la gente de esa forma. Ser profesor es uno de esos trabajos que siempre he respetado, porque tiene sentido: estás aportando algo al mundo, ayudando a alguien a descubrir cosas. Y a la vez, siento que aprendo enseñando (o intentando enseñar).  No entiendo por qué le he tenido tanto desdén en el pasado; respetaba el trabajo de los demás, pero no me veía haciéndolo yo. ¿Quizás por miedo escénico? ¡Qué ironía lo mío con el miedo escénico!

Para colmo llevo meses enrabietada por no poder vivir de la música y lo he estado pagando conmigo misma. Hoy me he prometido tratarme mejor. Todo llegará, o eso espero.  De momento, habrá que ganarse la vida.

3 comments

  1. Es muy insatisfactorio cuando debes entretenerte con algo que te dé un sustento mientras llega el momento de hacer lo que verdaderamente te apasiona. Suerte con todo y ojalá pronto estés disfrutando tu música al 100% y que a su vez te dé para vivir.

    Muy bueno tu blog, estaré por acá a menudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s