Quince minutos para la medianoche

Se acabó el azúcar: el último trozo de roscón, un brindis con chocolate a la taza y al sentarme al ordenador me he tenido que desabrochar el botón del vaquero. No es ni medianoche y ya me caigo de sueño. Mañana madrugo para ir a clase, al banco y al médico (brrrrr…). Incluyendo parada en casa de mis padres. Mmmm… ¿me queda ropa limpia? Todavía no he escrito mis resoluciones de año nuevo, algunas de mis declaraciones de intenciones son bastante sencillas. Voy a lavarme los dientes todos los días, cuidarme mejor las manos (me muerdo las uñas), planificar mejor los gastos… Y luego están los grandes planes: visitar Polonia, estar en forma, sacarme el carnet de conducir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s